N O T I C I A S

Por las heladas el trigo regular y malo creció más de un 60%

En una semana, la condición pasó de 500.000 ha a 820.000 ha en la región núcleo por las heladas de la semana pasada. De la última, la del 21, todavía no se sabe el impacto. De no ocurrir lluvias importantes pronto, habrá una reducción de rendimiento del 30 al  50 % en la región.

Ya más de la mitad del trigo está regular y malo en la región

En plena sequía, pasando el peor agosto de los últimos 10 años, al trigo lo atacan desde un nuevo frente, con sucesivas heladas intensas por sus valores térmicos y graves por la gran cantidad de horas que los cultivos permanecen con los suelos bajo los cero grados. En una semana, la condición regular a mala subió 320.000 mil ha.  De 1,6 M ha de trigo sembradas en la región, ya son 820.000 las hectáreas que están en estas condiciones160.000 mil ha están malas: muchas ya se dan por pérdidas y van a ser pasto para los animales en poco tiempo. Los cuadros de ciclo largo, sembrados con mejores condiciones de humedad y fertilizados son los que en mejor estado están. Ante una inminente lluvia podrían reactivar su crecimiento. La mala noticia es que estos lotes constituyen menos de la mitad del trigo de la región.

 El NE bonaerense, donde mejor estaba el trigo,  sufrió heladas negras

Tras el veranito que dejó máximas por encima de los 25°C, en los días 12, 13 y 14 hubo heladas muy intensas que dejaron a los cultivos con el aspecto de haber sido quemados. En Pergamino comentan que en el suelo midieron temperaturas inferiores a los 10 grados bajo cero. El frío impactó de lleno en los trigos, pero también en legumbres dejando lotes perdidos de arvejas y lentejas. El efecto fue muy desparejo, la gravedad depende de la variedad, fecha de siembra, presencia de rastrojo, humedad y posición del lote en el relieve, “aunque también se han afectado lotes de lomas”. Y por supuesto en función de la humedad, los que recibieron algunos milímetros más, se notan mucho mejor. Un lote que fue regado con 15 mm no mostró impacto del frío”. Esta zona contaba con mejores reservas de agua, se había alcanzado a fertilizar bien, era el área que más prometía en rindes trigueros, con lotes con bajo desarrollo pero llevando bien la seca. Y se apostaba al regreso de las lluvias a fin de mes y una gran recuperación. “Se apuntó a que los trigos exploten por encima de los 50 quintales. Y ahora vemos roya y así no tiene mucho sentido hacer controles“. “No sabemos qué va a pasar y  cuál puede ser la reacción: con lluvias es una cosa, con otra helada intensa más, otra muy diferente“, explican los ingenieros. Lamentablemente, el día de ayer, el 21, hubo otra helada.

20/8: el día de un evento muy desafortunado que puede marcar el fin de muchos lotes trigueros 

En Villa Reynolds, San Luis, se registraron mínimas inferiores a los -12°C. Toda la provincia de Córdoba quedó sumergida por debajo de los -5°C superando al núcleo frío del sur de Buenos Aires.

En la región núcleo, de temperaturas máximas de 30 a 33°C registradas el 6 de agosto se pasó a mínimas de -6°C en la madrugada 20/8. En Córdoba se registraron temperaturas inferiores a los 0°C por más de 7 horas.

La magnitud de los daños de la helada se profundiza por su larga duración, la baja humedad relativa y un suelo seco con más de 4 meses sin recibir agua. Durante esta etapa fenológica, los meristemos de crecimiento no son afectados ya que se encuentran protegidos a nivel del suelo. Pero la afectación en hojas y macollos tendrá un efecto negativo sobre el rendimiento final. “Los trigos encañarán muy pobres, probablemente harán una espiga por planta y eventualmente sumarán la de algún macollo”. De no ocurrir lluvias importantes pronto, habrá una reducción de rendimiento del 30 al  50 % en la región.

Detalle por Subzonas

SUBZONAS Y RED DE ESTACIONES METEOROLÓGICAS GEA

SUBZONA I

“Los cultivos de ciclo largo que lograron ser fertilizados siguen siendo los que mejor están”, explican los ingenieros de Carlos Pellegrini. “El desarrollo está retrasado, pero mantienen las hojas prácticamente en su totalidad. Su hay alguna lluvia en los próximos días, aún puede haber buenas expectativas de rindes. Pero la mala es que en ese estado solamente se encuentra el 50% de lo sembrado, “en los últimos años solíamos tener así a casi todos los lotes”. El resto de los lotes sufre la sequía histórica: “en nuestra región son los registros más bajos de lluvias de los últimos 85 años, o sea, desde que llevamos los registros de acumulados”, refieren los ingenieros. Hay un 30% regular: eliminando hojas y subsistiendo. El 20% final es el que se encuentra con malos nacimientos y las peores condiciones. Por eso los ingenieros ya están estimando una caída del rinde en torno al 20% de un año normal, “siempre y cuando llueva antes que se instalen las altas temperaturas. Necesitan contar con agua para completar el desarrollo y emitir las espigas”, explican. En cuanto al maíz, la falta de agua ya incide en las intenciones de siembra. En el área ya estiman que se sembrará un 25% menos de maíz temprano que el año pasado.

“Se sumaron los daños por las heladas de la semana pasada a los trigos”, dicen los ingenieros del corredor que une Cañada de Gómez con Villa Eloísa. “Escaso crecimiento, cada vez hay menos de macollos, y ahora muchas plantas con folíolos enteros o partes de ellos afectados por el frío”. Los lotes con más cobertura son los que tienen mayor proporción de hojas afectadas. Y preocupa que nuevas heladas sigan estresando al cultivo y disminuyendo el área foliar. El 80% de los cuadros se los clasifica entre regulares y malas condiciones y solo un 20% se lo considera como buenos. Los ingenieros estiman una merma de un 30% del rinde. “De continuar la sequía, los que tienen ganadería ya piensan en pastorearlos”, advierten. En cuanto al maíz temprano,  por la falta de lluvias muchos lotes podría pasarse a maíz tardío o de segunda y otro tanto a soja. Pero aún se aguarda  las lluvias de fin de mes.

En los alrededores de Cañada Rosquín los trigos están en buenas condiciones. Sin embargo, los ingenieros advierten: “de no haber precipitaciones a fin de mes estimamos una merma de un 20% sobre una expectativa de rinde de 50 qq/ha”. Una helada también seria causal de caída del potencial de producción. En cuanto a la siembra de maíz, de prolongarse la sequía, las hectáreas proyectadas para maíz temprano pasarían a destinarse a maíz tardío.

Las heladas de la semana pasada dejaron gran parte del área foliar de los trigos marchita. Los pocos trigos que habían empezado a elongar los entrenudos en Cañada de Gómez frenaron el crecimiento. “El marchitamiento de las hojas inferiores es casi total”. Un 35% de los lotes se los clasifica como regulares y un 65% como buenos. “Una nueva helada esta semana generara perdidas de área foliar con bajas posibilidades de recomposición de parte del cultivo, ya que las condiciones hidrias son muy malas”, advierten. Entre la sequía y los daños por helada se estima una pérdida de rinde de entre un 10 a un 15%. Si la sequía continua hasta fin de mes la caída de rinde aumentará a un 35 a 40%. En maíz, por la falta de humedad en el perfil, si no hay lluvias importantes en setiembre,podría haber una baja de un 20% de la superficie de maíz temprano y un aumento considerablemente la superficie de maíz tardío. El área con maíz de segunda se mantendría respecto al del año pasado.

“Trigos en pleno macollaje; se mantienen con las reservas de agua que quedan el en perfil”, comentan los ingenieros de El Trebol. La humedad alcanzará para transitar lo que resta de agosto. Las bajas temperaturas detuvieron el crecimiento del cultivo. Un 20% se lo considera en condiciones regulares y un 80% en buenas. Los ingenieros mencionan que no hubo daños por las heladas de la semana anterior, pero una intensa helada esta semana podrá producir el secado de las hojas del cultivo. Entre la sequía y las bajas temperaturas se espera una pérdida del potencial del rinde de entre un 20 a un 30%. Los profesionales apuestan a una recuperación pluvial en septiembre, por lo que estiman un aumento del área del maíz temprano en un 20%, respecto ala del año pasado. La superficie del tardío y del de segunda se mantendría.

 

SUBZONA II

“Estamos muy preocupados con lo que pueda ocurrir”, dicen del trigo en Bombal. Los ingenieros explican que las heladas de la semana pasada han afectado mucho, “hay pérdidas de hojas y se ven muchas hojas amarillas. Si llueve dentro de este mes tendríamos una buena cosecha, de lo contrario, será una incógnita”, advierten en la zona.

En Bigand el 60% de los lotes se los clasifica como regulares, 20% malos. El estrés hídrico y las heladas son los principales factores que llevaron el cultivo a este estado, explican los técnicos del área. Además, hay varios lotes que no han sido fertilizados con nitrógeno por la falta de agua. “En la mayoría de los lotes, las hojas inferiores están amarillentas o a punto de secarse por  la removilización de nitrógeno. Y a esto se le suma los daños de heladas y la palidez por estrés hídrico”, explican en la zona. Los cuadros están en pleno macollaje pero demorados en su crecimiento. “De no ocurrir lluvias importantes pronto, habrá una reducción de rendimiento del 30 al  50 %”, advierten en el área. “En la medida en que se atrasen las lluvias, los trigos encañarán muy pobres, probablemente harán una espiga por planta y eventualmente sumarán la de algún macollo”. Y sí cambia el clima y hay lluvias de buen milimetraje, “el trigo podrá compensar con peso de 1000. Pero el máximo potencial al que se apuntaba en la siembra ha quedado definitivamente atrás”, dicen los técnicos. En cuanto al maíz, ya se empiezan a hacer planes teniendo en cuenta la falta de agua. Los ingenieros explican que “de haber lluvias pronto, en la segunda quincena de setiembre, la mayoría de los lotes de maíz serán de primera. De no ser así, solamente sembrarán maíz tardío aquellos que tengan híbridos con eventos completos. Por ejemplo, los que tengan un solo evento como los MG (Maíz Gard, evento para control de lepidópteros) no son recomendable sembrarlos tarde”. En cuanto a maíz de segunda, en nuestra zona es sobre trigo, y no vemos grandes cambios, por ahora”, explican en el área.

 

SUBZONA III

Los daños que han dejado las heladas de la semana pasada en los trigos varían entre lotes, “pero en aquellos con mucha cobertura fueron tremendos”. Los ingenieros del corredor que une Pergamino con Colón y Wheelwright explican que la helada los agarró entre mediados y pleno macollaje. Un 70% de los cuadros se los clasifica en condiciones regulares. Tratan de ser optimistas y esperan que las bajísimas temperaturas a nivel del suelo no produzcan pérdida de plantas, pero explican: “las pérdidas de potencial de rinde se podrán dimensionar dependiendo de cuándo se produzcan las lluvias. Una cosa es sí llueve bien a fines de agosto y otra distinta si es a mediados o fines de septiembre”. Para tener rendimientos satisfactorios se necesitará que las lluvias retornen los primeros días de septiembre, con una base 250 mm entre septiembre y octubre. En cuanto a los maíces tempranos, se espera una baja en la superficie a sembrar respecto a la del año pasado. “Si la falta de agua no se revierte, la apuesta se hará por el maíz tardío”, explican.

“Fue una helada negra”, comentan en Pergamino. Fueron los días 12, 13 y 14, las temperaturas en el suelo fueron muy bajas: se comenta que superaron los 10 grados bajo cero. El frío impactó de lleno en los trigos, pero también en legumbres. “Hay muchos lotes de arvejas y lentejas quemados”. En trigo, casi todos los lotes están macollando, “estaban con dos macollos”, dicen los técnicos. “Las variedades de algarrobo se ven muy afectadas, también los lotes de ciclos cortos”. El efecto fue muy variable en función de la cobertura o si se trata de lotes bajos, “aunque también se han afectado lotes de lomas”, explican. Y por supuesto en función de la humedad, los que recibieron algunos milímetros más, se notan mucho mejor. “Un lote que fue regado con 15 mm no mostró impacto del frío”, comentan los técnicos.Es muy difícil evaluar el daño en rinde, “va a depender de lo que pase, con lluvias es una cosa, con otra helada intensa más, otra muy diferente”,  explican los ingenieros.  El efecto también ha marcado al sector, “estamos totalmente desmoralizados. Eran lotes que se habían fertilizado muy bien, con más de 300 kg de urea. Ahora vemos algunos indicios de roya y así no tiene mucho sentido hacerles controles”, comentan. 

 

SUBZONA IV

En el área de Junín, los trigos se mantenían buenos hasta la semana pasada.Estaban con muy bajo desarrollo pero los ingenieros apostaban al regreso de las lluvias a fin de mes y que los cultivos tengan una fuerte recuperación. “Se fertilizó muy bien con nitrógeno, se apuntó a que los trigos exploten por encima de los 50 quintales”, comentan los técnicos. “Pero llegaron las heladas, 3 en 4 días, muy fuertes. Primero los lotes estaban negros, luego amarillo y crocantes. Ahora no sabemos que va a pasar y  cuál puede ser la reacción”, comentan. El efecto fue muy heterogéneo según variedad, fecha de siembra, rastrojo, humedad y relieve. Si llueve pueden recuperarse. “Pero si hay otra helada intensa en estas condiciones, no sabemos qué va a pasar”, explican los ingenieros del área.

 

SUBZONA V

“Hay muerte de macollos en un 60% de los lotes”, comentan los ingenieros de la zona de Los Surgentes. La mayoría de los trigos se sembraron tempranos y transitan el estadio de macollaje avanzado. El daño de la helada varía según la posición del relieve y también la capacidad del suelo para retener agua. “Al momento se espera una caída de rinde del 30%. Otra helada más, como se espera esta semana,y puede ser el golpe de gracia para el cereal, mataría más macollos y solo quedaría la espiga principal”, lamentan.Para la próxima campaña gruesa se espera mantener el área de maíz que se sembró en 2019. Sin embargo el área de maíz tardío crecería en proporción. “El año pasado sembramos un 30% de tardío. En estas condiciones van a aumentar las siembras de diciembre. Lo que no vemos factible es el maíz de segunda”, aclaran.

Indicadores Climáticos

Lo que viene, el pronóstico para la semana próxima en la región núcleo

¿Llegarán al fin las lluvias?

A partir del próximo martes, el avance de un sistema frontal frío podría desarrollar algunas lluvias y tormentas en forma aislada. No presentarán un volumen importante, pero abarcarían gran parte de la región.

La presencia del viento del sector norte desde el fin de semana en adelante proporcionará un notable aumento de la temperatura y de la humedad en las capas bajas de la atmósfera. Y esto comenzará a generar condiciones de tiempo inestable. A partir del próximo martes, con el avance de un nuevo sistema frontal frío por la porción central del país, se  podrían desarrollar algunas lluvias y tormentas en forma aislada. Las mismas no presentarán un volumen importante, pero podrían abarcar gran parte de la región.

La temperatura será uno de los factores más relevantes de la semana. Empieza con heladas intensas en el día de hoy, jueves 20, y mañana y un notable ascenso, con registros que podrían presentarse por encima de los parámetros normales, durante el fin de semana y hasta el lunes. Entre el martes y miércoles, con la llegada de las probables precipitaciones, la temperatura volverá a mostrar un descenso moderado.

La circulación del viento, sólo durante la jornada de hoy se presentará del sector sur, manteniendo los bajos registros térmicos. A partir del viernes rotará hacia el oeste y luego al norte, favoreciendo el importante ascenso térmico.

La nubosidad será prácticamente nula hasta el próximo martes, momento en el cual se espera un aumento importante de la cobertura nubosa, incluyendo la presencia de lluvias y algunas tormentas aisladas.

Se prevé que la humedad atmosférica vaya aumentando progresivamente con el correr de los días. En el comienzo será muy escasa, pero luego, con la rotación del viento al sector norte, comenzará a aumentar progresivamente generando condiciones de tiempo inestable a mediados de la próxima semana.

 

Lo que pasó con el clima en la última semana en la región núcleo

En pocos días, de rozar los 30°C a sucesivas heladas

Cambios térmicos notables que impactaron negativamente en trigo

Los valores de temperatura máxima de la semana alcanzaron un rango de entre 24 y 27ºC. Fueron levemente superiores tanto a los de la semana pasada como a los niveles normales estacionales.El registro más elevado fue el de la localidad de Noetinger, con una marca de 27,5ºC.

Las mínimas se ubicaron dentro de lo normal, muy similares a las del periodo anterior, con un promedio entre 1 y 3º C bajo cero en toda la región. El valor más bajo fue en la localidad de Pellegrini, con 4,5ºC bajo cero.

Se puede observar que la situación de humedad sigue deteriorándose en toda la zona GEA. Sobre la provincia de Buenos Aires ya se observan reservas escasas, reduciéndose aún más de lo que mostraban la semana pasada. El resto de la región se mantiene igual a las semanas anteriores, con características de sequía.

Para los próximos 15 días, la necesidad hídrica en la provincia de Córdoba sigue siendo muy importante, con requerimientos de más de 100 mm y zonas con más de 120 mm para recomponer la humedad del suelo. Santa Fe y el noroeste de Buenos Aires mantienen una necesidad de 60 a 80 mm y el noreste de Buenos Aires necesita precipitaciones en el orden de los 40 mm para volver a alcanzar reservas óptimas.

 

Extensión GEA: O de Córdoba, N de Santa Fe, Santiago del E. y Chaco

Pronósticos desfavorables hasta la segunda quincena de septiembre

Durante los últimos meses la ausencia de precipitaciones se ha ido consolidando semana tras semana y esta última no ha sido la excepción. Nuestra región de análisis ya muestra un panorama tan homogéneo en su escasez de reservas que requiere remontarse mucho en el tiempo para encontrar una situación similar.

La profundización de la sequía ya no es patrimonio de una zona o región. Por el contrario, son las condiciones de humedad relativamente normales las que se ven confinadas a un pequeño sector del mapa, sobre el noreste de la provincia de Buenos Aires. Esta provincia es la única que puede considerarse ajena a las preocupaciones pluviales, contando incluso con algunos excesos hídricos sobre el sudeste bonaerense. Al desalentador panorama de Córdoba y Santa Fe, donde la falta de agua sigue sumando día tras día hectáreas de cultivo que se deterioran, pasando de buenas a regulares y de regulares a malas, se suman las zonas productivas de Chaco y Santiago de Estero. Allí, la falta de lluvias se ha profundizado severamente. En esas dos provincias las estadísticas son contundentes:durante los últimos noventa días el este del Chaco recibió el 50% de las lluvias consideradas medias históricas. El panorama empeora a medida que avanzamos hacia el oeste: Las Breñas recibió solo 10 de los 50 milímetros considerados valor normal para el trimestre. Peor aún es el escenario de Santiago del Estero donde los escasos 2 milímetros, registrados desde junio, han quedado muy lejos de los 16 milímetros estimados como valor medio para el mismo periodo de los últimos treinta años.Tan profundo es el déficit que es necesario retroceder hasta 1995 para encontrar un acumulado menor en igual intervalo de tiempo. Como vemos, el invierno en el NEA ni siquiera ha dejado como saldo las escasas precipitaciones que define la estadística, provocando en las zonas productivas de Chaco, Santiago del Estero y el noroeste de Santa Fe una fuerte retracción de la humedad edáfica.

El escenario actual aumenta considerablemente el riesgo para el desarrollo de los cultivos, y la demanda de lluvias de cara al mes de septiembre ya se eleva a valores que son poco probables de ser recibidos. La eficiencia de la temporada de lluvias de primavera será muy relevante y en parte depende de cómo se transite el cambio de estación. En ese sentido el trimestre que estamos cerrando se ha constituido en una pesada carga para alcanzar la recomposición pluvial. Los pronósticos para lo que resta de agosto no son favorables y es poco probable un cambio significativo hasta la segunda quincena de septiembre. Es posible que antes de esa fecha se desarrollen lluvias todavía recostadas sobre la franja este, aunque tampoco demasiado generosas. Por el momento no hay indicadores, de escala regional o global, que permitan predecir el regreso de las lluvias a las zonas más necesitadas del oeste, mas aun con la presencia de un ambiente frío e invernal que parece no querer despedirse.

Fuente GEA BCR
 

C O N T A C T O

Casa Central – Lardizábal 840 – Marcos Juárez.
03472 – 456419 – 455270 – 455349 – 425081
Planta Ruta Nac. Nº 9 03472 – 457170
Combustibles 03472 – 15583373

Insumos 03472 – 455328 – 455329
Sucursal General Roca 03472 – 492217
Sucursal Noetinger 03472 – 15433416
Sucursal Inriville 034672 – 15547369.