N O T I C I A S

Sin lluvias claves para el trigo, sube la condición regular a 250 mil ha.

Se tratan de cuadros que se sembraron con la humedad muy justa. Hay lugares donde hace 60 días que no llueve. Ya se estiman pérdidas de rindes en la región núcleo.

¿Y las lluvias?

 

Ya muchos habían desistido de la siembra aunque las lluvias pronosticadas para esta semana se hubieran producido. Pero estas lluvias que no se dieron eran clave por otra razón, 20 mm, o al menos 10 mm, hubieran sido un auxilio fundamental para las 250 mil ha que están en condiciones regulares. Se tratan de lotes sembrados con la humedad muy justa y están muy desparejos y perdiendo plantas. Pero también las lluvias eran claves en lotes que están buenos a muy buenos para evitar pérdidas de macollos y seguir el desarrollo sin resignar rinde. Y ya se empiezan a estimar pérdidas; algunos hablan de un 5% pero otros son más pesimistas y estiman mucho más. “De continuar esta faltante de agua hasta agosto, podría haber perdidas de un 30%, ya que también hay que sumar la baja respuesta a la fertilización”, explican en Bigand. La fertilización es otro problema: muchas zonas sembraron con el agua justa y la fertilización quedó para cuando llueva. “Hoy la duda pasa por si re fertilizar o no, estamos esperando una señal”, comentaban esta semana algunos técnicos. Todos esperaban las lluvias. Lamentablemente, hay áreas donde la sequía ya es muy importante, en grandes zonas de Córdoba faltan 80 mm y hasta más de 100 mm.

 

Las lluvias que no fueron en la franja central

Fue una gran oportunidad la que se perdió, este tipo de ingresos de humedad no es común en el invierno. Y sin embargo el ingreso fue muy importante, pero no logró capitalizarse como lluvia en toda la franja central del país. Una vez más el agua fue para Buenos Aires: desde el centro al sur de la provincia hubo entre 10 y 55 mm en los últimos 5 días. También en La Pampa los registros fueron muy importantes con acumulados de 50 a 70 mm.

 

La condición regular en trigo sigue creciendo

Sin lluvias en la semana, los lotes en condición regular subieron un 5% y ya son el 15% de la superficie implantada en la región núcleo. La mayor parte son cuadros que se sembraron con la humedad muy justa. Los mismos revelan malos nacimientos y disminuciones en el stand de plantas. Un 33% de los lotes trigueros se los clasifica como muy buenos y un 55% como buenos. Si bien las intensas heladas de la semana pasada causaron daños en el follaje del cereal no provocaron pérdidas de plantas.

Detalle por Subzonas

SUBZONAS Y RED DE ESTACIONES METEOROLÓGICAS GEA

SUBZONA I“El 15% del área intencionada con trigo que no se sembró hasta ahora no se va a hacer aunque llueva”, advierten los técnicos de Carlos Pellegrini. “No dan lo tiempos para la siembra; solo hay que esperar que los últimos lotes puedan mejorar su condición con alguna lluvia oportuna esta semana”, agregan.  Con los lotes en macollaje, unos 20 mm serían suficientes para continuar su desarrollo, agregan en el área.  “Habría que sumar una lluvia más en 20 días, eso sería ideal para acompañar el despegue del cultivo y el mayor consumo de agua del mismo”. A pesar que no todos los lotes has sido fertilizados, se estiman buenos rindes. “Los cuadros faltantes se fertilizaran en estos días sí llueve”, advierten. Continua muy lenta la demanda de insumos de maíz; “se está muy lejos de equiparar a la del año pasado”, comentan. Los precios que se mantienen hacen encender una luz de posible recuperación de la demanda.

En Cañada de Gómez se pudo sembrar todo lo intencionado con trigo. La condición de los cuadros sembrados es buena. “Pero la falta de agua comienza a deteriorar su estado y se necesitan unos 30 mm para recomponer al cultivo; la pérdida de rinde ya se calcula en un 5%”, comentan los técnicos. A su vez, las intensas heladas de la semana anterior dejaron algunos daños en el follaje traduciéndose en manchas en las hojas. En la zona no han quedado lotes sin fertilización. Los ingenieros indican que se reactivaron las compras de insumos para maíz. La siembra comienza a mediados de septiembre. 

“Dónde llovió 10 a 20 mm, hace un mes, los trigos están muy bien. Pero donde hace 60 días que no llueve, están complicados”, comentan en los alrededores de Rosario. “Si llueven 10 a 15 mm llegamos a setiembre sin problemas y con buenos trigos”, agregan los ingenieros.
Hay gran ansiedad para que se produzcan estas lluvias, “hoy la duda pasa por si refertilizar o no, estamos esperando una señal”, agregan los técnicos. En maíz, por ahora, no se ven cambios en el horizonte, “la idea sigue siendo sembrar menos”, comentan.

“Aunque llueva no sembramos más”, dicen los ingenieros de los alrededores de Cañada Rosquín. El cultivo necesita una lluvia a más tardar fines de julio para todavía tener un buen rendimiento; de no llover va a comenzar a deteriorarse y perder rendimiento. Las condiciones actuales del cultivo son buenas. La totalidad de los cuadros se encuentran en pleno macollaje. 

“Quedó un 15% de los lotes sin poder sembrarse con trigo por la falta de agua”, explican los ingenieros de Cañada de Gómez. Los cuadros se clasifican entre buenos a regulares y se necesitan de unos 30 a 40 mm para recomponer el estado del cultivo. Se estima que puede haber mermas del rinde. Las heladas de la semana pasada han dejado daños en el follaje del cultivo. La totalidad de los lotes se encuentran en macollaje. Algunos cuadros se están fertilizando, esperando las lluvias de esta semana para su incorporación. Lentamente, se reactiva la demanda de fertilizantes para el maíz 20/21. “Si se recargan los perfiles hacia fines de agosto, comenzaría la siembra de los primeros lotes”, comentan en el área.

 
SUBZONA IISe completó la siembra de trigo, no hubo lotes que hayan quedado sin sembraren Bombal.Hay entusiasmo, los ingenieros estiman una buena campaña fina. Los cuadros se los considera en muy buenas condiciones. No se observan daños por heladas. Respecto al maíz, se calcula que los primeros lotes comenzarán a sembrarse en septiembre.

Por el contrario, se llegó a un 65 % de avance sobre la intención de siembra triguera y no hay intenciones de sembrar lo que falta en Bigand. Se necesitan más de 40 mm para asegurar un buen crecimiento y desarrollo de los lotes  implantados. En cuanto al estado de los lotes implantados, “consecuencia de la historia de rotación, se observa un fuerte efecto de heladas porque hay buena cobertura de rastrojos. Si el lote fue hecho con una variedad sensible a las heladas, el daño se nota”. Son pocos los lotes en muy buenas condiciones. Un 80% de los cuadros se los clasifica como buenos y un 10% como regulares, como consecuencia de la sequía, heladas, poca fertilización nitrogenada, errores en la siembra como profundidad en la colocación de la semilla. “Se nota el hecho de que muchos granos que quedaron en un nivel muy superficial”, indican los técnicos. Si llueve, es probable que en algunos lotes se complete la fertilización nitrogenada. Respecto a la compra de insumos para maíz, en éste momento va muy lenta. “En otros años, para esta fecha gran parte de los insumos de siembra y fertilización ya estaban comprados”, comentan. Considerando que haya buena humedad en el perfil del suelo, la siembra se podría iniciar alrededor del 15 de septiembre, “salvo que las temperaturas ambientales sean muy bajas”, explican. 


SUBZONA III“No llovió nada, apenas llovizno, tal vez sean 2 o 3 mm con suerte”, explican los ingenieros de Colón. La condición de los cultivos es buena a muy buena y las heladas no dejaron daños importantes. “Pero se necesita una lluvia para que la zona siga así y no perder rinde”, explican los técnicos. En el área han quedado algunos lotes que se pensaban hacer con ciclos cortos sin sembrar por la falta de agua. La fertilización en gran parte se hizo a la siembra y los pocos lotes que quedaban se fertilizaron en esta semana contando con los pronósticos de lluvias. En maíz, los técnicos explican que “hay una caída latente en la intención de siembra. Latente porque puede remontarse y quedar un área similar a la del año pasado”, comentan. Por un lado los cuadros que se dejaron sin hacer con trigo pueden pasar a maíz y por el otro, si los precios de maíz responden más a subas que la soja, también puede haber algunos lotes que se pasen al cereal, explican. También está el miedo al clima, “plantear hacer maíz en un año niña a nadie le suena bien”, comentan. Por eso se están esperando con ansias nuevas señales del clima que permitan entender un poco más lo que pueda pasar con las lluvias en el verano. 


SUBZONA IVEn la zona que va de Lincoln a Villegas la siembra triguera finalizó en su totalidad cumpliendo con los planes previstos. Se estima que se sembró de un 7 a un 12% más área que en la campaña pasada. Además se invirtió en mejorar la nutrición. “El cereal está en macollaje en muy buen estado”, recalcan los técnicos. “Solo al norte de la ruta 188 se necesitaría algo más de agua”, comentan. En cuanto a la nueva campaña gruesa, “la idea es mantener o aumentar levemente el área de maíz”. “Hay un 80% de la semilla hibrida comprada”, comentan. Por lo tanto, el área de soja temprana en esta zona estaría siendo desplazada en el ciclo 2020/21. “La cebada este año también cobró protagonismo”, agregan reafirmando la tendencia.


SUBZONA VSe sembró solo un 15% del trigo planificado en los alrededores de Las Varillas. “El agua útil que se midió no era suficiente para lograr un buen rendimiento por lo que desistimos de la siembra”, explican los ingenieros. “Para seguir sembrando de necesitarían entre 60 a 80 mm que aseguren buenos rindes”, comentan, lo cuál difícilmente ocurran en ésta época. “Además, es dificultoso conseguir semillas precoces, ya que no es una zona donde se siembren trigos tardíos”, comentan. Esos lotes pasarán a maíz o a soja. “Córdoba es una zona de clima continental por lo que las lluvias importantes van de noviembre a marzo. Lo que ocurrió en algunos de los últimos años, de contar con buenas lluvias en otoño e invierno no es habitual en la zona”, explican en el área.

En la zona de Monte Maíz la siembra de trigo se congeló en el 80% de lo planeado. “Si no llueve hoy ni mañana no se siembra más”, comentan los agrónomos. Los lotes sembrados no están resentidos con el tema de agua porque están en las primeras etapas de desarrollo donde la humedad del suelo les alcanza para mantenerse en buenas condiciones. “Se necesitaría agua superficial para completar el 20% que falta sembrar o tener una lluvia para recuperar el perfil para las próximas siembras”, explican. “En general el cereal está bien a excepción de aquellos lotes que se sembraron con la humedad muy justa y tuvieron malos nacimientos porque los lotes estaban muy huellados y no se le dio la presión necesaria a la sembradora para lograr un buen stand de plantas”, explican.  La helada no causó daños significativos. “El trigo no la pasa mal con el frio sino cuando hay cambios bruscos de temperatura, es decir una  heladas después de días con altas temperaturas”. La expectativa de rindes se mantiene pero si falta agua en agosto podría llegar a caer. “No quedaron lotes sin ser fertilizados, de hecho hay lotes fertilizados sin haber sido sembrados. También hubo casos de productores que fertilizaron y no llovió por lo que esa urea es posible que en buena parte se pierda”. Todavía hay tiempo para fertilizar hasta mediados de agosto. En lo que respecta a maíz 2020/21 se movió el tema de semillas de maíz e insumos y se comenzaría la siembra lo más temprano posible, entre el  5-10 de septiembre si la humedad lo permite.

Indicadores Climáticos

Lo que pasó con el clima en la última semana en la región núcleoAlta humedad pero sin lluvias
El registro semanal más importante de lluvias fue el de Lincoln, en el NO bonaerense, con un total de 1,6 mm. 

Las lluvias registradas apenas llegaron a marcar 1 mm. La alta humedad e inestabilidad se presentaron durante la mayoría de los días pero el agua apenas precipitó.

Los valores de temperatura no presentaron cambios significativos a lo largo de la semana, ya que la humedad, la nubosidad e incluso la inestabilidad, mantuvieron un rango constante de los registros térmicos, acotados a poca variabilidad durante la semana. 

Los registros máximos se mantuvieron entre 19 y 21ºC, siendo levemente superiores a los de la semana pasada, pero dentro de los niveles normales para la época del año. El valor más elevado fue el de la localidad de Irigoyen, con un registro de 23,9ºC.

Las marcas mínimas también se presentaron dentro de los valores normales estacionales y con poca variabilidad. En promedio, los registros oscilaron entre 2ºC y 4ºC, siendo muy superiores a los del periodo anterior. El valor más bajo, 1,7ºC, fue medido en Colonia Almada. 

La humedad edáfica se ha manteniendo similar a la semana pasada. El área de Córdoba presenta, en gran parte, características de sequía. Las reservas escasas alcanzan al resto de esa provincia, Santa Fe y el extremo noroeste de Buenos Aires. Sólo el noreste de Buenos Aires sigue presentando condiciones de humedad edáfica relativamente buenas, que van desde adecuadas hasta óptimas. 

Para los próximos 15 días, la necesidad hídrica en la provincia de Córdoba es de más de 80 mm; hay zonas que requieren más de 100 mm para recomponer la humedad del suelo. Santa Fe y el noroeste de Buenos Aires mantienen una necesidad de 40 a 60 mm.El noreste de Buenos Aires no necesita precipitaciones significativas para mantener un buen porcentaje de humedad en el suelo.

 

Extensión GEA: O de Córdoba, N de Santa Fe, Santiago del E. y Chaco Los modelos fallaron y las lluvias no aparecieron en la región 
Las lluvias volvieron a decepcionar a los productores de las áreas más comprometidas por la escasez de agua. Otras siete jornadas se suman al prolongado periodo sin agua que afecta la extensa región mediterránea, desde el centro al norte del país. 

Los pronósticos de precipitaciones generalizadas sobre la franja central de la región pampeana chocaron otra vez con la realidad de un tiempo que no acepta condicionamientos ni modelos matemáticos y muestra toda su variabilidad. 

Hace apenas una semana las bajas temperaturas marcaban récord en territorio rosarino, hoy el escenario es absolutamente distinto. Las temperaturas mínimas actuales son superiores a las máximas de ese momento, mostrando un comportamiento atípico para el mes más frío del año. El gran contenido de humedad atmosférica, que fue aportado por la circulación del noreste, no se ha capitalizado para convertirse en precipitaciones. Solo se mantiene presente en forma de neblina y lloviznas débiles.

Una vez más el área de análisis de nuestro mapa quedó excluida de cualquier alivio significativo. Como viene sucediendo de manera recurrente, fue el centro sur del territorio bonaerense el receptor de los desarrollos de lluvia más generosos, cercanos a los 30 milímetros. En esta oportunidad el sudoeste de La Pampa se suma al beneficio de las precipitaciones. Los valores han sido muy elevados, incluso superiores a la media estacional, capitalizando, por cercanía, la continuidad de intensas lluvias que se vienen registrando sobre la provincia de Neuquén. 

Las reservas de agua en el suelo, en líneas generales, mantienen el patrón de los últimos periodos. La escasez continua avanzando y las zonas con reservas adecuadas se limitan cada vez más al noreste de Buenos Aires y centro este de Santa Fe. Si el detrimento no se ha profundizado más ha sido debido a la humedad aportada por el rocío y las lloviznas, favorecida por el escaso requerimiento atmosférico producto de una semana con cielo mayoritariamente cubierto. 

La actualización de los pronósticos indica precipitaciones para este jueves 23, que serían promovidas por el ingreso de aire frío. De todos modos, la probabilidad de que las lluvias esperadas prosperen más allá del norte bonaerense es muy baja.

 

Fuente: www.bcr.com.ar

 

 

C O N T A C T O

Casa Central – Lardizábal 840 – Marcos Juárez.
03472 – 456419 – 455270 – 455349 – 425081
Planta Ruta Nac. Nº 9 03472 – 457170
Combustibles 03472 – 15583373

Insumos 03472 – 455328 – 455329
Sucursal General Roca 03472 – 492217
Sucursal Noetinger 03472 – 15433416
Sucursal Inriville 034672 – 15547369.